Obviamente, al inicio del año, se hace muy difícil predecir cuál será la realidad de un año 2022 en el cual estamos en un entorno VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).

Tenemos diversos condicionantes que están afectando mundialmente que todavía se han de resolver. En mi opinión las más importantes son:

  • La pandemia. Con la constatación de que Omicrón no provoca unos efectos tan graves como las anteriores variantes (sea por el virus o por el nivel de vacunación) y a pesar del alto nivel de contagios, ya hay expertos que vaticinan que puede ser un signo de los últimos coletazos de la pandemia. Tendríamos pues, una evolución como la de la mal llamada gripe española. Tendría sentido por la evolución histórica de las grandes pandemias, sin embargo se están descubriendo nuevas cepas, y no podemos descartar todavía sorpresas. En mi modesta opinión, es pronto para el optimismo pero los escenarios macroeconómicos consideran ya una disminución de la pandemia en el 2022.
  • Alto nivel de inflación. Si bien este fenómeno se ha asociado al efecto “botella de champán” tras la pandemia y por tanto se considera transitorio, ya hay reacciones de los bancos centrales. El Banco Inglaterra subió los tipos del 0,1% al 0,25% el pasado 16 de Diciembre (con una inflación del 5,1%) y la FED ya ha anunciado la disminución en sus programas de “tapering”, las posible subida de tres tramos de tipos en 2022 y, lo que más ha preocupado a las Bolsas, la reducción de su balance. EEUU. Con una inflación del 6,8% en Noviembre, la FED teme que la inflación no sea un fenómeno temporal y está decidiendo reducirla, incluso adelantando al primer trimestre la primera subida de tipos.
  • Shortage de productos (como los chips): Parece que el problema es estructural y no se va a resolver durante este 2022. Las previsiones apuntan a una mejora en 2023.
  • Altos costes de transporte: Aquí parece que tenemos mejores noticias y los costes están disminuyendo, aunque todavía estamos lejos de los costes de 2019. De un modo u otro la confianza en las largas cadenas de suministro (llegando productos de Asia por ejemplo) se ha roto y las empresas se están replanteando acercar sus cadenas productivas y trabajar con proveedores más cercanos (ojala sepamos aprovechar la oportunidad reindustrializándonos).
  • Altos costes de energía en Europa: Estamos constatando ahora dos aspectos que no habíamos percibido anteriormente: el coste de la transición energética y el poder de países como Rusia y Argelia sobre el Mix Energético. Éste es un problema de difícil solución y que además la Unión Europea no lo está abordando con urgencia (cosa que preocupa al gobierno español).
  • China: Este país durante años ha sido el motor de la economía mundial, siendo en la actualidad la segunda economía. Sin embargo en 2022 se prevé un crecimiento del 5,1% según el Banco Mundial (lejos quedan y quedarán los tiempos que siempre se esperaba un crecimiento a doble dígito anual del PIB). Este crecimiento va acompañado de un cambio de estrategia del gobierno chino que quiere primar el consumo interno sobre la exportación para distribuir mejor la riqueza entre su población. Pero el temido “Cisne Negro” que viene de China es el miedo a un pinchazo de su burbuja inmobiliaria (recordemos el caso no resuelto de Evergrande). Ésto , además del peligro de que empeore las relaciones con EEUU por el tema Taiwan, es uno de los grandes riesgos para la economía mundial.

 

¿Cómo se traduce todo esto a las previsiones para el estado español?

Los puntos más importantes a destacar son:

  • Según BBVA Research el crecimiento del PIB del estado español será del 5.5%, aunque ya se había rebajado. El problema es que la ola del COVID hace temer que el primer trimestre del 2022 sea plano en crecimiento (según el CGE, Consejo General de Economistas) y por tanto en realidad cerremos el 2022 con entre un 4.5 y un 5% de crecimiento del PIB. Otro peligro para el crecimiento es el alto grado de inflación (los primeros datos apuntan a un 6,7%).
  • El crecimiento en muchas Comunidades Autónomas viene determinado por la previsión de que el turismo se recupere. Obviamente todo depende de que la pandemia entre en su fase final para que se cumplan estas expectativas. BBVA Research asume un crecimiento del 5.6% para Cataluña por el aumento del turismo.
  • Para que se cumplan las previsiones, los fondos europeos NGEU deben ejecutarse. Aquí hay varios riesgos puesto que ya se han detectado retrasos en la asignación de fondos (una de las causas es que los departamentos que adjudican no están dimensionados para lanzar tantas licitaciones al mismo tiempo). Otro de los peligros es la falta de credibilidad, puesto que las prisas está llevando a que se lancen licitaciones con un plazo de 10 días, con un esfuerzo de licitación que las PYMES no pueden asumir, por lo que el gran tejido empresarial del país podrías no recibir directamente estos fondos.

 

¿Cuáles son las previsiones para Cataluña?

  • La Cámara de Comercio de Barcelona ya anunciaba en Octubre que rebajaba las previsiones de crecimiento de Cataluña en el 2022 a un valor más cercano al 5%. Para evitarlo desde la Cámara solicitaban:
    • Moderar la subida de los salarios para evitar una espiral precios/salarios
    • Evitar subidas fiscales a corto plazo.
    • Aumentar la oferta de profesionales en los sectores más tensionados.
    • Impulsar una nueva política industrial en Cataluña que favorezca la innovación, el empleo de calidad y un crecimiento compatible con el medio ambiente. Recordemos que esto fue antes de la ola de Omicron por lo que según el autor, y pensando en la posibilidad de que el crecimiento en el primer trimestre se estanque, crea riesgos a que el crecimiento anual esté en Cataluña por debajo del 5%.
  • Las previsiones 2022 se basan en la disminución de la pandemia, la vuelta del turismo y la ejecución eficiente de los NGEU.

 

Por tanto para minimizar el impacto en la desviación en el crecimiento del PIB 2022 de la última ola Covid vemos cómo toma relevancia la correcta ejecución (que no asignación) de los fondos NGEU y que la pandemia realmente pase a una fase baja intensidad. Tendremos que estar muy atentos a las próximas informaciones del Idescat y en particular de la próxima encuesta de Clima empresarial (que es trimestral, la T4 2021 está en curso).

 

¿Cómo condiciona toda la información que hemos visto a los Facility Managers en Cataluña?

  • La primera preocupación sigue siendo y será durante sólo unos meses más (si todo va bien) la salud de las personas que estén en el espacio construido. Con ello me refiero tanto a trabajadores (por ejemplo los que trabajen en la oficina) como clientes y transeúntes (hoteles, grandes almacenes,..etc.). El Facility Manager se consolida como el leader de las acciones necesarias a implementar y en el control de riesgos. Por tanto la tendencia de aceptar por parte de las empresas de que el Facility Manager es un actor estratégico se consolida y los Facility Managers hemos de conseguir que esto no sea un espejismo que desaparezca con la pandemia. Destacar que otra tendencia que se ha acelerado con el fin de medir y mantener la salubridad de los sitios construidos es la “sensorización”, la aplicación de IoT y el aprovechamiento de los datos (IA, Big Data). La Digitalización ha demostrado sus beneficios para ayudar a los FM a mantener la salubridad de los edificios, midiendo calidad de aire, renovaciones,..etc. Por tanto (y esto es una tendencia mundial) asistimos a un crecimiento de la digitalización de los edificios o smartbuilding.
  • La forma de trabajo híbrida se consolida. Está claro que el teletrabajo funciona, pero también está claro que la presencialidad es necesaria para mantener una cultura de empresa, para que haya una socialización (siempre deseada) entre los equipos humanos que hay en una empresa, para que la creatividad no se menoscabe,…etc. Las oficina van a seguir siendo necesarias. El Facility Manager va a tener que implementar estos espacios de trabajo híbridos. Por tanto:
    • Vamos a necesitar oficinas pero estas serán más pequeñas y flexibles. Los espacios serán flexibles y se aplicará el concepto de “office hotel”. Los colaboradores reservarán por anticipado un puesto de trabajo (que no será fijo) para trabajar algunos días de cada semana. Lo mismo en el caso de las salas de reunión.
    • Para gestionar los espacios tendremos que utilizar más sensores y aplicar soluciones informáticas como IWMS (Integrated Workplace Management System) para que el equipo de Facility Management pueda realizar su gestión de un modo eficiente.
    • El coste de la energía es muy elevado, y parece que a corto plazo no va a disminuir. Por tanto este 2022 los Facility Managers van a responder a este reto con:
      • Seguimiento de la factura energética y acciones para tratar de reducirla o al menos, contenerla negociando con los proveedores.
      • Aplicando acciones de eficiencia energética tanto activas como pasivas.
      • Implementando de fuentes de energía renovable y almacenamiento cuando el ROI lo justifique. El profesional de FM puede dar una contribución muy importante a la cuenta de explotación de la empresa con los ahorros derivados de la gestión energética.
  • Optimización de los presupuestos. En un entorno VUCA lo primero afectado son los presupuestos operativos de las empresas. Por tanto al Facility Manager se le va a pedir optimizar su presupuesto. El reto de los profesionales será dar su contribución sin menoscabo de las diversas tareas para dar el servicio que debe dar. Ello se complica en un entorno de inflación o crecimiento de gastos (por ejemplo mayor número de rutinas de limpieza debido al COVID-19). Aquí la confianza de la empresa en los equipos de FM debe ser total y no se deben aplicar recortes no justificados (el típico me has de recortar el presupuesto un 5%...)
  • Los Facility Managers podrán aprovechar la implementación de la Digitalización para tomar más datos de campo. Esta es la oportunidad para incrementar las tareas de mantenimiento predictivo, ya que al poder sensorizar más, tendremos la oportunidad a través de los datos leídos de entender si una instalación o una máquina va a fallar. Con ello se podrá ahorrar al evitar costes no deseados en paradas o simplemente eliminando tareas de mantenimiento preventivo no necesarias. Ésta es una tendencia mundial. La facilidad de conectar soluciones informáticas en Cloud, que se pagan por suscripción, están abaratando la aplicación del mantenimiento predictivo. El FM, por tanto, podrá convencer a la dirección de un modo más fácil para obtener el presupuesto necesario.

Por supuesto al final podemos tener alguna sorpresa en 2022 (tanto positiva como negativa), pero una parte del rol del Facility Manager es, con la visibilidad que se tiene en cada momento, tratar de prepararse y preparar a la empresa para los desafíos y oportunidades que cada nuevo año nos ofrece. Recordemos que la tecnología es una aliada cada vez más importante para el profesional del Facility Management y el otro aliado es la formación (siempre ser curiosos, siempre aprender y siempre promover que nuestros equipos aprendan).

Espero que este artículo os ayude a planificar vuestro plan anual 2022. Desde la Associació Catalana de Facility Management estamos siempre a vuestra disposición en el caso de que necesitéis asesoramiento sobre las nuevas tendencias, tecnologías y disciplinas necesarias para afrontar vuestros retos profesionales, más en un año VUCA como es el 2022.

 

 Manuel Járrega

Presidente de l’Associació Catalana de Facility Management

Utilizamos cookies en nuestro sitio web. Unas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar este lugar y la experiencia del usuario (cookies de seguimiento). Puede decidir si desea permitir o no cookies. Tenga en cuenta que si las rechaza, es posible que no pueda utilizar todas las funcionalidades del sitio.